Vida sexual plena: Claves

El sexo más allá del coito y de la genitalidad

La vida sexual de las parejas no debe limitarse al coito y a los genitales. El sexo está en todo nuestro cuerpo y en nuestra mente y podemos vivirlo con los cinco sentidos. Nuestro equipo de sexologos Madrid os proponemos que experimentéis con vuestra pareja realizando la focalización sensorial no genital.

vida sexual sexologos madridLa vida sexual de las parejas puede volverse rutinaria con el tiempo. Las parejas que acuden a nuestra consulta acostumbran a limitar mucho sus relaciones sexuales a la estimulación de los genitales y especialmente al coito. Se cree que esta fijación del sexo con la genitalidad y el coito viene de la asociación del sexo con la reproducción.

Es muy importante que entendamos el sexo más allá de nuestros genitales. Está en todo nuestro cuerpo y en nuestra mente.

Para disfrutar de una vida sexual plena, os recomendamos que experimentéis con todo vuestro cuerpo y con vuestra mente. También podéis vivir el sexo con los cinco sentidos: el tacto, la vista, el olfato, el oído y el gusto.

Nuestro equipo de sexologos Madrid recomendamos a las parejas que realicen unos masajes eróticos que enriquezcan su vida sexual. En la terapia sexual recomendamos empezar por los ejercicios de focalización sensorial no genital. Focalización sensorial significa centrarse en las sensaciones.

El objetivo de la focalización sensorial es que cada miembro de la pareja se relaje, experimente y disfrute de las sensaciones que siente mientras estimula a su pareja.

La pareja debe buscar un momento tranquilo y un lugar íntimo. Ambos deben desnudarse y realizaran el ejercicio por turnos para que cada uno tenga su momento y tome un rol activo para buscar su propio placer.

Vida sexual para las parejas

En este ejercicio las parejas pueden estimular todo el cuerpo, excepto los genitales y deben abstenerse de practicar el coito.

vida sexual sexologos madridA continuación os dejamos con algunas sugerencias para que realicéis este ejercicio con vuestra pareja:

  • Juega a variar la firmeza y el ritmo de las caricias.
  • Concéntrate en notar las diferentes sensaciones que sientes acariciando las diferentes zonas del cuerpo. Toma conciencia de las diferentes texturas. Nota la diferencia entre tocar el dorso de las manos, el cuello o la espalda.
  • Toma conciencia de las diferentes sensaciones que sientes acariciando con la palma de tu mano o solamente con las yemas de tus dedos.
  • Podéis taparos los ojos para centraros completamente en las sensaciones táctiles.
  • Puedes usar algún aceite de masaje y notar cómo tus manos resbalan en el cuerpo de tu pareja.
  • Prepara un ambiente agradable. Puedes encender unas velas para iluminar ligeramente la habitación con una luz suave y cálida.
  • Puedes estimular otros sentidos además del táctil: puedes poner una música relajante o puedes jugar a susurrar cosas al oído a tu pareja. Experimenta también son los olores y los sabores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias para poder optimizar su visita a la página y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Vd. puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que se acepta el uso. Más información: Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies